Hábitos alimenticios de nuestros atletas jóvenes

youth_football_bears_3wcfun4u_ln07j4vn

 

¿Cuántos de nosotros ex jugadores, jugadores actuales o padres de jugadores jóvenes hemos tenido que recurrir a una dieta para poder jugar en la categoría que nos correspondía?

Como olvidar esos momentos antes del juego, en donde tenías que pesarte en ropa interior, sin haber desayunado nada, después de que toda la pretemporada habías estado haciendo una dieta estricta sólo para poder jugar y no perderte ningún partido.

Actualmente los pesos en las categorías infantiles de fútbol americano se han modificado, tomando en cuenta que las tallas y pesos de los juegadores han ido en aumento los últimos años; dejándonos un “mejor peso” dependiendo la categoría que les toque, de acuerdo a la edad de cada joven. A pesar de estas modificaciones; cada año llegan miles de jugadores a diferentes equipos en México que necesitan ajustar su alimentación; ya sea para bajar o aumentar de peso.

Exponer a nuestros atletas a una dieta estricta para bajar de peso puede traer complicaciones en un futuro, creando desórdenes alimenticios, sentimiento de cansancio excesivo e incluso anemia por la falta de nutrientes esenciales como el hierro, calcio, vitamina D, entre muchos otros.

RELACIONADO: Desarrolla un programa de entrenamiento para niños

Antes de recurrir a una dieta es importante analizar dos aspectos importantes de nuestros jugadores:

  • Hábitos alimenticios de los padres: los jóvenes atletas copiarán los buenos o malos hábitos de alimentación de sus padres; así que antes de recurrir a una dieta extrema, se debe considerar ajustar la alimentación de toda la familia; esto incluye no saltarse comidas o abusar de los alimentos con alto contenido de azucares o grasas saturadas.

  • Genética de los padres.

Al ser linieros ofensivos o defensivos sabemos que debemos tener más peso que la mayoría de los jugadores de nuestro equipo; pero esto no justifica tener un porcentaje de grasa inadecuado, el cual, limite nuestros movimientos y afecte nuestro rendimiento.

Tener una alimentación adecuada nos asegura que tendremos la energía necesaria para realizar nuestro entrenamiento o jugar los partidos al cien por ciento; además, tendremos un porcentaje de grasa adecuado a nuestra altura y edad.

Como coaches y padres tenemos el poder de impactar positivamente a nuestros jugadores que necesitan un ajuste en sus hábitos alimenticios, cambiando aspectos sencillos como evitar el consumo excesivo de azucares (dulces, refrescos, helados, jugos, etc) y grasas saturadas (alimentos fritos), además de un consumo adecuado de carbohidratos (harinas y pan).

La reducción o aumento de peso siempre dependerá de la cantidad de calorías que consumas diario, todo dividido en diferentes comidas balanceadas a lo largo del día; por lo que saltarse comidas, dejar de comer ciertos alimentos o tener periodos muy largos sin comer, no ayudará a bajar de peso y solo perjudicará el metabolismo de nuestros atletas.

Si quieres hacer un cambio en tus hábitos alimenticios o en los de tus hijos, no hay nada mejor que acudir con un especialista que haga un plan alimenticio adecuado a la edad, estatura y objetivos de todos.

¿Necesitas ayuda con tu alimentación? Contáctanos.

Referencias

Castle, J. (2015). Eat like a champion: Performance nutrition for your young athlete. New York: American Management Association

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s